viernes, 28 de febrero de 2014

Causa Angelelli: Repudian amenazas realizadas por un funcionario público al testigo Juan “Alilo” Ortiz

Los querellantes Marilé Coseano Angelelli, sobrina del obispo asesinado en La Rioja, y Luis Miguel Baronetto, por Centro Tiempo Latinoamericano (CTL), repudiaron la actitud intimidatoria del funcionario Marcelo Daniel del Moral, Ministro de Desarrollo Social de esa provincia, quien le dijo al testigo vía mensaje de texto: “no hablés de mi padre”.

Tras la audiencia realizada el viernes 21 de febrero, el testigo Juan Aurelio “Alilo” Ortiz, expuso ante el Tribunal la intimidación recibida en la pantalla de su celular.

-Tenía un concepto de Ud., de los muertos no se habla- decía el mensaje, hasta ese momento desconocido

- ¿Quién sos, a qué te referís?- preguntó Ortiz

-Soy Marcelo Daniel del Moral, no hablés de mi padre- respondió el actual Ministro de Desarrollo Social de La Rioja y ex Intendente del Departamento Castro Barros, en cuya jurisdicción se encuentran Aminga y Anillaco, lugares emblemáticos de la acción pastoral del obispo y de la furia de los dueños de la tierra.

El padre del funcionario, Fanor del Moral, participó precisamente de actos agresivos contra el religioso. En 1972, junto a otros terratenientes arremetieron violentamente -en Aminga- contra la casa de las religiosas de la Asunción y la sede de la cooperativa de trabajo CODETRAL; y en 1973, en Anillaco, apedrearon a Angelelli y sus feligreses. “La respuesta pastoral fue la sanción canónica a los instigadores de la agresión, entre los que se encontraba el padre del autor de las amenazas”, afirman.

Los querellantes habían advertido que la realización del juicio que investiga el asesinato de Enrique Angelelli tras 37 años de impunidad iba a ser “difícil y molesto especialmente para ciertos sectores que constituyen resabios del feudalismo riojano y aún ocupan importantes espacios de poder en las instituciones oficiales y privadas de la sociedad riojana. Lo repetimos ante el propio Tribunal cuando nos tocó testimoniar en el juicio a fines del año pasado”, manifiesta el texto.

Y agrega: “Desde la soberbia del poder feudal que sigue confiando en las redes de la impunidad, seguramente no será el único que se animará a intimidar a quienes van testimoniando en este juicio que pretende reparar una deuda histórica con la memoria riojana”.

Finalmente los querellantes de la familia y de CTL reclaman que el Tribunal tome las medidas correspondientes para asegurar la integridad de los testigos para que la “verdad salga a la luz”. Y le pide a los jueces que “sin que les tiemble la mano apliquen el rigor de la ley” para con los que quieren atrasar el reloj de una sociedad que hace treinta años eligió consolidar un camino democrático.

El juicio que comenzó el año pasado se desarrolla en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de La Rioja integrado por los jueces José Camilo Quiroga Uriburu, Carlos Julio Lascano, Juan Carlos Reynaga y Mario Eugenio Garzón. Los imputados son Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella quienes deben responder por los delitos de homicidio calificado, tentativa de homicidio calificado y asociación ilícita agravada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada